Waitiare Keltenegger Icka, cineasta rapanui, invitada a los Lunes Cinematográficos “Cada uno tiene una cultura que hay que respetar”

 

Posteriormente el largometraje “Patagonia de los sueños” del director José López Sotomayor.

Waitiare Keltenegger Icka, hija de madre rapanui y padre austriaco, esto le ha otorgado una fusión cultural con miradas diferentes, pero complementarias, la cual ha traspasado a su trabajo audiovisual. Nos contó parte de su historia personal y trayectoria profesional en el conversatorio de los Lunes Cinematográficos junto a Julio Gaete, encargado de comunicaciones y programación de Corcudec, programa que se transmitirá este lunes 19 de abril a las 18:00, seguido de la proyección del largometraje “Patagonia de los sueños” del director José López Sotomayor.

Por el trabajo de su padre, en una compañía alemana, Waitiare nació en Austria y vivió en diferentes países hasta los nueve años. “Mis papás eran jóvenes y yo me adaptaba al nuevo lugar, aprender el idioma, fue una infancia súper entretenida y diversa, es algo que agradezco mucho porque aprendí que todos somos seres humanos, que cada uno tiene una cultura que hay que respetar”, recuerda.

Al llegar a Rapa Nui debió aprender el español para poder comunicarse con sus cercanos, adaptándose, nuevamente a una temprana edad. A los nueve años se radicó en la isla, “al principio fue difícil porque me sentía cómoda en Austria, pero cuando llegué a la semana no me quería ir de la isla, sentí que mi esencia estaba acá, además de una familia muy grande”, detalla.

«Es un gran privilegio poder conversar con Waitiare, joven cineasta que su principal propósito es preservar, dejar testimonio de las tradiciones y de la cosmovisión de este lugar tan mágico, como lo es Rapa Nui. Existen muy pocas películas de la isla, y el trabajo que se está desarrollando allí es fundamental, sobre todo cuando es íntegramente producido con habitantes nativos del lugar». Señala Julio Gaete, encargado de comunicaciones y programación de Corcudec.

Durante la conversación también se refiere al periodo de pandemia “nos estábamos volviendo locos porque no podemos estar encerrados, pero después la gente empezó a ver que no había casos y retomamos la vida normal con cuidado”, menciona. “Además, comenzamos a sustentarnos, a hacer huertos, limpiar las calles, todo es mucho más bello, porque la gente se preocupó de sus casas y apoyar al del lado, estar con la familia”, destaca.

Sobre su carrera en el cine explica que es una forma de preservar la cultura para el futuro. “Gracias al registro audiovisual podemos rescatar lo más posible”, agrega. Su primer trabajo fue el cortometraje “Uho te Uka, la leyenda”, basada en una historia que siempre le contaron en la isla. “La grabamos en diez días y se editó en dos meses, toda la energía se coordinó para que saliera bien, con esto empecé a hacer una biblioteca de leyendas”.

Dos años después comenzó a grabar “Patu, la leyenda”, con la cual decidió apoyarse con artistas de la isla para dar una mirada más cercana a los personajes.

Otro de sus roles que han permitido dar a conocer la cultura, fue en el festival cultural Tapati Rapa Nui, donde fue elegida reina en 2018. “Es mantener la cultura viva, trabajamos todo el año en el turismo, pero es en este evento donde podemos traspasar la tradición de generación en generación”, afirma.

Ese mismo año lanzó “Patu, la leyenda”, obra que demoró cuatro años en realizar, en un lanzamiento especial en el Hotel Hanga Roa con comidas típicas y tradiciones de la isla. Con este filme llegó a diversos festivales, incluso en el Festival de Cannes.

El conversatorio, con todos los detalles de sus producciones, estará disponible el lunes 19 de abril a las 18:00, seguido de la proyección del largometraje “Patagonia de los sueños” del director José López Sotomayor, a las 19:00 horas.

La Película 

 

Patagonia de los sueños es una película basada en la historia real de la familia Rouquaud, a partir de la adaptación de los diarios de vida de Julie Rouquaud. Ambientada hacia finales del siglo XIX, narra las aventuras y desventuras de los primeros colonos que buscaron establecerse en la Patagonia. Es ahí donde viven sus sueños y tragedias, cuando su proyecto colonizador desata la primera guerra entre Chile y Argentina. Las historias se desarrollan en el duro ambiente de la naturaleza patagónica, respondiendo a la idea de que grandes dificultades sólo se superan a través del compromiso, la perseverancia y el trabajo en equipo. La película se encuentra además ha recorrido diversos festivales internacionales de cine, como Cannes, y ya ha sido premiada en el Festival de cine histórico de Bélgica.