Cantautora mexicana Vivir Quintana en Féminas Sinfónicas

 

Un canto a sumarse al grito de lucha

La cantautora mexicana Vivir Quintana es la nueva invitada al programa Féminas Sinfónicas, transmitido por Radio UdeC y plataformas digitales de Corcudec, junto a Marcela Ibáñez, Ximena Águila y Carmen María Burmeister, integrantes de la Sinfónica UdeC.

La creadora de la obra musical “Canción sin miedo”, la cual refleja la pandemia de violencia de género y que ha traspasado fronteras con cientos de interpretaciones.

“Tengo una conexión muy bella con Chile porque mi papá y mamá me ponían Violeta Parra”, menciona la cantante mexicana al comienzo de la entrevista. “Mis compositores favoritos son chilenos, estoy muy agradecida, para mí es un gusto muy especial”, enfatiza.

A una temprana edad asumió un rol defensor con el fuerte mensaje de su canción. “Por un lado siento una alegría y agradecimiento profundo porque me permite hermanarme con otras compañeras de otros países, me fortalece la idea de que las mujeres juntas hagamos cosas increíbles”, explica Vivir.

Por otro lado, comenta la rabia que le da que la razón de esta unión sea el dolor histórico, pues esta canción puede representar la realidad de las mujeres en diferentes décadas. “No habla del amor romántico que nos vendieron, este amor posesivo. Esto es una llamada a sumarte al grito más fuerte, porque la canción de protesta es de amor por la justicia y la igualdad, a la mujer se nos debe mucho”, enfatiza.

Esta pieza nació junto a Mon Laferte con quien Vivir mantiene una amistad desde 2020. La conocí por un amigo en común cuando ella buscaba mujeres músicas para cerrar su gira en Ciudad de México. “Fue muy bello porque llegamos 70 mujeres, entre músicas, percusionistas, bateristas, de muchas partes de Latinoamérica incluso España”, recuerda.

Por otro lado, contó por qué cambió su nombre de Viviana a Vivir. Explica que su abuela también cantaba, pero en esa época no era permitido para las mujeres por lo que debía hacerlo con cuidado y sin ser descubierta.

“Cuando me empiezo a dedicar a la música siempre había un tope, entonces haciendo terapia descubrí que tenía una lealtad con mis ancestras. Llegué a la conclusión que era mejor cambiar mi nombre, pues su abuela se llamaba igual, hago ese ejercicio y al mes me dan la noticia que me gané una beca”, explica sobre este proceso de romper su pasado.

Sobre las mujeres en su vida, detalla que su madre la marcó porque hizo un camino lejos de su familia. “Tiene una historia muy difícil de su infancia, con mucho maltrato y abandono, incluso intento de feminicidio por parte de mi bisabuela, entonces siento que creció entendiendo cuál era la vida”, detalla.

Durante el programa también se presentaron los números de Fono Denuncia Segura, Fono Familia de Carabineros y el Fono de Orientación y Ayuda por Violencia Contra Mujeres, para que cualquiera pueda denunciar.

Conoce más sobre esta cantante y su visión sobre el feminismo en el nuevo capítulo de Féminas Sinfónicas por Radio UdeC y las redes sociales de Corcudec, este sábado 3 de abril a las 15:00 horas.